Entrevista a Florencia Vea – Chile

UyF: Flor, cuéntenos cómo llega su familia de Chile a vivir a la Argentina
Primero, los que vinieron de parte de mi familia, hace ya como 80 años o más porque ellos murieron acá, de edad, en Barker y después fue emigrando todo el resto de mi familia, y nosotros vinimos hace 27 años, primero vino mama y después nosotros.
UyF: Se acuerda el motivo?
Nosotros por Pinochet tuvimos que emigrar, por cuestiones políticas. Éramos constantemente amenazados, no teníamos libertad de nada… estaban sufriendo mucho, los niños especialmente, traumatizados, por la policía, en la escuela, entraban con nosotros por las metralletas y eso., y eso los fue asustando y mi mamá nos dijo que nos viniéramos.
UyF: Qué edad tenía usted?
Más o menos treinta y algo… mi hija más chica vino con seis años
UyF: Ya se vino casada…
Sí, yo era casada y tengo tres hijos. Mi hermana se había venido en el ’73 por lo mismo. Porque ella era maestra y se empezó a perseguir a todos los maestros, todos los que pensaran distinto había que perseguirlo o fusilarlo, o desaparecerlo, y bueno, teníamos que emigrar, y ella se vino primero y después mi mama quedó viuda, vino acá, formó pareja, y después vinimos nosotros…
UyF: Y allá tenían contacto para venir o armaban el bolso y venían con lo que tenían?
Es que mi mamá ya estaba acá, tenía casa y se había casado con un señor argentino. Mi hermana también.
UyF: Su mamá también había venido por cuestiones políticas?
No, vino a ver a mi hermana y se quedó. La convenció y se quedó.
UyF: Su hermana vino con trabajo
No, no, vino a mis familiares anteriores, a los que había venido 80 o 90 años antes. Eran hermanas de mi papá.
UyF: Que se acuerda cuando vino a nuestro país? Que cambios culturales?
Las costumbres… es que eran simpáticos, todos se saludan, se conozcan o no se conozcan, nunca fuimos discriminados, nos ayudaron mucho cuando llegamos. El patrón y el empleado comen en la misma mesa, eso allá no se hace…  mi marido venia con trabajo que le había conseguido mi hermana.
UyF: Donde estuvieron primero?
Vinimos derecho a Tandil. A la casa de mamá. Estuvimos un tiempo viviendo con ella. Mi marido empezó a trabajar de gasista… tuvo que volver a hacer un curso… tuvo que revalidarlos conocimientos que tenía. Y después siguió trabajando en eso…
UyF: Y los papeles de la escuela para los chicos?
Como llegamos en el ’88, y hasta el ’92 no pudimos radicarnos, porque no recuerdo qué conflicto había con Alfonsín, pero en la escuela los recibieron, no hubo problema, siguieron estudiando..
UyF: Qué cosas mantiene de su cultura? Hay cosas que se mantienen mas allá de estar acá?
Sí, las comidas, el marisco, el pescado, las algas marinas, que suelo traer porque acá no se consigue… y mis hijos son casados con argentinos, y yo tengo nietas a las que les vamos dando esas comidas, y se han acostumbrado a comer pescado, mariscos, algas y eso…  porque de chiquitas les empezamos a dar y a ellas les encanta….
UyF: Claro, porque con la comida se transmiten un pedazo de la historia de la familia, no?
Sí, así es… igual comemos carne… pero de donde yo vengo, del sur, mi ciudad natal es Nueva Imperial, estamos en la novena región de la Araucanía… ahí hay muchos aborígenes, hasta ahí llegaron los Españoles, de ahí nunca los dejaron pasar, por eso la llaman la ciudad de la frontera.
UyF: Cuando vino acá le costó introducirse a la comida argentina?
Los nombres de las carnes siempre me costaron… pero después no, porque acá se come mucho arroz como allá… aunque yo lo preparo diferente, yo le pongo mucha verdura… hago el arroz graneado, es un arroz que te queda bien separado…  a todas las comidas soy de ponerle mucha verdura…
UyF: Tenía huerta?
Siempre tuve huerta… todos los chilenos que vinieron acá tenían huerta… porque en Chile se usa tener cada uno su huerta. Se cultivan los tomates y todas sus cosas.
UyF: Qué bien, sus hijos lo hacen o se perdió un poquito eso?
Mi hijo por ahí un poquito, pero mis hijas no.
UyF: Y cuestiones vinculadas con el baile y la música, además de la comida?
Eso lo hemos perdido, por eso las colectividades es una oportunidad para mostrar la cueca, que es el baile nacional, más otros de la isla de pascua, o Rapa Nui, como se le dice, a 3.400 km de Valparaíso y de ahí traemos un baile también, que se baila mucho, el baile pascueño.
UyF: Ustedes lo saben bailar?
Sí, pero yo no bailo.
UyF: Y sus hijos?
También lo conocen, y mis nietas también lo bailan. Va a estar bailando en la fiesta de las colectividades. El baile se transmite sí o sí… mi nieta de dos años me pide que le dé un pañuelo, le pongo un vestido con flores y anda dando vueltas por ahí…
UyF: Ha tenido oportunidad de volver a Chile?
Sí, desde que me vine, volví luego de diez años, y después voy casi todos los años.
UyF: Cómo fue esa primera vez que volvió después de haberse instalado en Argentina?
Como a mí me gusta la parte tranquila, llegue a Santiago y a mí eso de ir y venir no me gusta… como yo había vivido en el sur eso no me gustaba… fue lindo volver porque fui a ver a mis sobrinos, sobrinos nietos que tengo muchos… pero puedo estar un mes allá, pero ya me quiero volver… si bien allá tengo familia, acá tengo a mis hijos, esta mi familia… y en cuanto al idioma, son dialectos en los que cambia el tono de voz que dependen de si uno vive en el sur, más al sur, en el centro o en el norte…. A nosotros siempre nos comparan con los cordobeses por la forma de hablar.
UyF: Sus hijos le plantearon en algún momento la posibilidad de irse a vivir a Chile?
No, nunca, ya son de acá, además están casados con argentinos. Además Chile puede estar bien económicamente es lo mismo que acá, acá se vive muy bien… es lo mismo…
UyF: Ha tenido familiares o amigos que se hayan querido venir a vivir acá después de ustedes?
No conozco pero sé que se han venido varias chicas con las que mi hija tiene contacto, se han venido muchas a estudiar acá a Buenos Aires o a Tandil… acá es increíble lo que los chicos tienen gratis y a veces no lo aprovechan… allá te exigen estudiar mucho. Si un chico entre 7 y 17 años no va a l colegio van los carabineros, que es la policía, a ver por qué no va… se exige mucho la educación: uno no dice: “bueno, si no querés estudiar más, no estudies…” y yo pienso: tienen la educación gratis acá, cómo no van a aprovechar?
UyF: Se juntan con la gente de Chile que está acá?
Con algunos sí, tenemos contactos, que son más amigos… mi hijo en La Plata tiene más contacto con gente de Chile, con estudiantes chilenos, pero acá no.
UyF: Sabemos que hay pero no están agrupados…
No, y la cultura nosotros no la dejamos de lado, siempre estamos representando para que no se pierdan las cuestiones culturales…
UyF: Y tienen algún otro hábito diferente? En las relaciones con las personas?
Son lo mismo, pero con más respeto, allá no podés decir “vos” a la abuela o a tu mamá… mis hijos me dicen usted… porque la mayor cuando tenía cuatro años ya me trataba de Usted, entonces los otros aprendieron. Aunque las cosas están cambiando, ya se tutea más… al padre no le dicen usted… mis nietas sí me tutean. Y dicen: un día me voy a ir a la casa de mi abuela, porque es donde mejor se come…
UyF: Y sus nietos identifican la comida de Chile?
Sí, y yo antes pertenecía, en poca escala, a una comunidad aborigen que había, donde había tehuelches, araucanos… y ahí hacíamos comidas y venía una Amauta o una Machi, como dicen en Chile, que era la que hacía los rituales. De todas formas, a pesar de tener algo de sangre aborigen, porque vivíamos en tierras donde estuvieron los aborígenes hasta que llegaron los españoles… mis tatarabuelos vinieron de España, hay algunos vascos… algún moro…
UyF: Son una familia numerosa?
Mi hermano tiene diez hijos, como cuarenta nietos y tiene bisnietos y es solo un año mayor que yo… mis padres lo mandaron a hacer el servicio militar para que no se casara y cuando volvió, igual se caso… era un niño casi. Tenemos una familia muy grande… toda la familia Roa en enero festejamos tres días la juntada de todos los familiares, y ahora se hace en Tandil… se sortea por colores, entonces se va a celebrar a la parte de donde se haya ganado. Les toca venir acá ahora.

Escriba un comentario